No hay que mirar muy lejos para ver el peligro

Bosch: The Last Judgment

Es triste pero hay que reconocer que vivimos en un mundo donde los radicales musulmanes no son los únicos fundamentalistas talibanes. También tenemos a los talibanes de la derecha cristiana en EEUU que quieren promulgar sus creencias como leyes estatales y federales prohibiendo el aborto, metiendo la enseñanza de la creación divina como alternativa científica en los colegios públicos, impidiendo cualquier programa de la ONU que promueva el sexo seguro en países en desarrollo, matando en nombre de la democracia, y una gran cantidad de otras iniciativas para que su “marca” de cultura o producto sea la dominante. O en Europa que hace y ha hecho hostil la convivencia con los judíos, musulmanes u otros grupos fuera de su círculo cultural – una Europa que no se decide entre odiar más a Israel o a los inmigrantes musulmanes, pero se alegran secretamente cuando los judíos abusan a los palestinos para sentirse menos culpables por el holocausto. En Francia se prohíbe en las escuelas cualquier signo de la cultura religiosa y el único beneficiado es el cristiano que se esconde el crucifijo dentro de su camiseta. En España existen el fascismo lingüístico tanto a nivel autonómico como a nivel nacional, los colegios públicos concertados, y hasta terroristas domésticos en un momento histórico cuando el occidente ve al terrorismo como una cosa de talibanes radicales. El proteccionismo cultural es de lo más común en Europa y la Constitución Europea habla de su ascendencia cultural cristiana. El CIU en Cataluña tuvo que cambiar su política lingüista europea (con el tema del valenciano) porque usando su misma lógica también tendría que apoyar al árabe porque se habla en Melilla. Y finalmente existe el taliban ideológico absurdo tipo Chavisimo que mejor ni mencionar.

Al fin y a cabo el fundamentalismo es lo mismo: es distorsionar la realidad bajo una falsa promesa de volver al fundamento de una cultura o religión para protegerla y salvar a un pueblo. La diferencia es en la forma. En Europa, en EEUU, de momento se hace de una forma relativamente pacifica, escondida en un disfraz de democracia y de alianza de civilizaciones, pero las metas son las mismas — fomentar su propio estilo de vida al coste del otro. Por lo menos tenemos a ZP quien después de solucionar los problemas de terrorismo internacional aliando a las civilizaciones (y fichando a Kofi Anon para ello), ojala encuentre en ello la misma solución para las grandes diferencias de civilización que existen en su propio país.

1 Comment

Filed under Essays

One response to “No hay que mirar muy lejos para ver el peligro

  1. TheCommentKiller

    muy bien dicho… alguien tiene que dicer lo mismo en EEUU.

    Algo interesante, es que las leyes malas (como una violación de una ley de inmigración se pueden meter en la cárcel y con menos derechos que un ciudadano que ha cometido cualqier crimen) que existen sobre inmigración en EEUU vienen del ‘Oklahoma City Bombing’, cual fue hecho por White Supremacists.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s